lunes, 22 de febrero de 2010

Lluvias



Fragmento final de un poema más largo de Mirta Ronsenberg


Ábrase
el camino de esta lluvia
y que las aguas vayan
a dar al mar,

arrastradas por el río,
sorteando cada isla
de obstinación.

Ábrase el camino
donde estas palabras
gotean como lágrimas

o como calladas costas
aserradas
de nuestra nueva cicatriz.

Ya no soy una:

desenfreno y aflicción
nos han partido en dos
bajo esta lluvia
que hace estallar los capullos,

y ha cerrado sin sanción
tus labios
como los de otra herida.

¿Dijiste amor
o era tan sólo el rumor
de la llovizna, el tímido dolor
que cae del cielo
gota a gota?¿Agradeciste

como yo la oscura,
la sombra,
la porfía,
la arrepentida del yo
que ya no es una?

Estás lloviendo
en esta lluvia todavía,

llama sobre mí,
caída de mí que abrasa
el alma y no la quema,
no la apaga. La vuelve

simplemente pasto
de las aguas.

Mirta Rosenberg
"Lluvias"(fragm.)




Foto, Cerro Leones, Bariloche, julio de 2009