viernes, 26 de septiembre de 2008

Fedro intenso

En cada lectura, atmósferas variadas. Lo que se configura es impredecible. A veces nos asombra, si pensamos en nuestras previas impresiones.
El resultado es siempre estimulante, implica algún aprendizaje y una actitud, de nuestra parte, agradecida.
Ayer en Fedro, el encuentro fue especialmente intenso; trajo además, para nosotras, aspectos novedosos, confluyendo.

La mesa: Gerardo Lewin (leyó poemas de Myriam Rozenberg, ausente con aviso por angina), Graciela Zanini, Martín Raninqueo, Alberto Muñoz

Lewin

Zanini


Raninqueo

Muñoz

En la previa, Raninqueo, Caso Rosendi, Muñoz y Manzano

Post lectura, poetas departen ...

Con Inés Manzano, Silvana (esposa de Martín), Graciela Tustanoski y Gerardo

Julita bonita, que llegó justo y luego nos llevó a comer pizza

Con Silvix ( importante apoyo logístico)


Dabul radiante con su querido Alberto


César Bisso, Sebas Miquel, Zanini post lectura

Con la Licenciada Tustanoski ( ¿a quién le estaría hablando yo?).

Raninqueo-Muñoz, dupla de la noche

Comparto con Raninqueo mi historia personal ligada al hacer de Muñoz, a lo que sus textos y su música provocaron en mí desde que llegué a Argentina.

Floris con el ramito que Inés llevó para Myriam...

Después de tres años de hacer este ciclo, con Flor renovamos nuestras ganas de seguir.

Algo del modo en que lo hacemos le imprime seguramente cierto sello. Pero esa sensación es tan clara como saber que lo que ocurre en las lecturas siempre nos excede.