sábado, 21 de junio de 2008

Peluquería

En el blog de Malen leí este breve relato sobre su vivencia en la peluquería, que traje para mi "caja en el armario". Imposible no sentirse identificada con la fobia ante esos recintos en los cuales inevitablemente caemos, no sin asumir ineludibles costos.
Enseguida recordé este chiste de Maitena, que con un par de trazos gruesos habla de cómo podemos sentirnos una cucaracha en manos de un maníaco (ya sé, hay excepciones - incluso con aditamentos, dirían Flor y Kari-...)