miércoles, 4 de junio de 2008

Viajar sola



Poemas del bellísimo libro inédito "Viajar sola", de Mercedes Araujo
Estos y algunos otros fueron publicados en la edición otoño 2008 de la revista Ventizca


"Deseo tanto tener noticias tuyas"
esa manera pulcra de decir
"deseo tanto tener noticias tuyas"
si dijeras por qué te fuiste
por qué estás trepando
el monte Kenia como cabra
mientras yo cuido mi inversión.
Nos portamos adecuadamente
cada uno según su naturaleza.

No trepo el monte Kenia como cabra
soy un carnero vuelto de espalda sobre la piedra
tengo las patas y las manos
atadas en ángulo recto y espero paciente
que alguien me dé un nombre.
Quisiera llamarme como un río: Cumene
Cumene es apropiado para renacer.

***

¿Pensaste como el destinado en ser inmortal
hablar swahili, regresar a la orilla, flotar
sobre la hierba? Otros viajeros conversan
no encuentro el momento para decirles
cuando navego soy carnívora, gritar
trepada a la vela, carnívora
ojos de chita furtiva, sanguinaria y cansada.

***
En la curva del Río Tanar
propuse volvernos mercaderes
no me animé a escupirte fascinada según el ritual
ni a sacudir nuestros cuerpos
o secarnos la piel
que ese día fue de hembras protectoras.

En la margen de la curva del Tanar
creí haber visto las mejores flores
que una pueda hallar
en la margen de la curva del Tanar
la sangre de la mujer casada
sirve para trenzar anzuelos
en la margen de la curva del Tanar
fui mercader fratricida
y me demoré a cosechar flores.

***

En ese extraño lugar
llamado cocina del infierno
el aire sobre la piel es ráfaga y arena
en ese extraño lugar una gruesa montaña
se volvió garganta por la erosión del viento.

En ese extraño lugar, tener conciencia
de cualquier paisaje es doloroso
porque se ven las cosas por primera vez
pero sobre todo
porque decir así el lugar roto por sí mismo
demora la marcha y nos hace resbalar
cuando lo que se quiere es huir.

***

Vi lo que vi
una jirafa con pestañas de mujer
pisando sus patas derechas a un sólo tiempo
turbada, resoplando y turbada.

Una hembra a contraluz del sol
ofreciendo sus ojos.



Imagen: Florencia Walfisch, fragmento de la ilustración que acompaña los poemas de Mercedes , en Ventizca.