lunes, 31 de marzo de 2008

Interiores


INTERIORES – POETAS DEL PAÍS
1º Sábado de cada mes a las 18 h
-se solicita puntualidad-
Ramírez Velasco 958.
Villa Crespo.
-MCBA-


Este sábado:
Poeta invitada: Ada Torres (Rosario, Santa Fe).

Entrevista: Celia Fontán.
Organiza: Inés Manzano


sábado, 29 de marzo de 2008

Grita el águila taura

Una de las más bellas letras de Ferrer con la música extraplanetaria de Piazzolla. Abajo del texto, el link para escucharla, en dos versiones.

El Gordo Triste

Por su pinta poeta
de gorrión con gomina;
por su voz que es un gato
sobre ocultos platillos,
los enigmas del vino
le acarician los ojos,
y un dolor le perfuma
la solapa y los astros.

Grita el águila taura
que se posa en sus dedos
convocando a los hijos
en la cresta del sueño:
a llorar como el viento,
con las lágrimas altas
a cantar como el pueblo,
por milonga y por llanto

Del brazo de un arcángel y un malandra,
se va con sus anteojos de dos charcos
a ver por quién se nublan las glicinas.
Pichuco de los puentes en silencio.
Por gracia de morir todas las noches,
jamás le viene justa muerte alguna.
Jamás le quedan flojas las estrellas
Pichuco de la misa en los mercados.

De qué Shakespeare lunfardo
se ha escapado este hombre
que en un fósforo ha visto
la tormenta crecida;
que camina derecho
por atriles torcidos,
que organiza glorietas
para perros sin luna?

No habrá nunca un porteño
tan baqueano del alba,
con sus árboles tristes
que se caen de parados.
¿Quién repite esta raza
esta raza de uno,
pero quién la repite
con trabajos y todo?

Por un aristocracia arrabalera,
tan solo ha sido flaco con él mismo;
también el tiempo es gordo y no parece.
Pichuco de las manos como patios.

Y ahora que las aguas van más calmas
y adentro de su fueye cantan pibes,
recuerde, sueñe y viva, gordo lindo,
amado por nosotros. Por nosotros.

Grita el águila taura
que se posa en sus dedos
convocando a los hijos
en la cresta del sueño:
a llorar como el viento,
con las lágrimas altas
a cantar como el pueblo,
por milonga y por llanto

La versión de Goyeneche, en vivo
La versión de Baltar

miércoles, 26 de marzo de 2008

Lamento por el sapo


Lamento por el sapo de Stanley Hook

stanley hook llegó a Melody Spring un jueves de noche
con un sapo en la mano
“oh sapo” le decía “sapito mío íntimo mortal y moral y coral
no preocupado por esta finitud
no sacudido por triste condición furiosa” le decía

“oh caballito cantor de la humedad oh pedazo esmeralda”
le decía stanley hook al sapo que llevaba en la mano
y todos comprendieron que él amaba al sapo que llevaba en
la mano
más allá de accidentes geográficos sociológicos demográficos
climáticos
más allá de cualquier condición

“oye mío” decía “hay muerte y vida día y noche sombra y luz”
decía stanley hook “y sin embargo te amo sapo
como amaba a las rosas tempranas aquella mujer de Lesbos
pero más y tu olor es más bello porque te puedo oler”

decía stanley hook y se tocaba la garganta
como raspándose el crepúsculo que entraba y avanzaba y le ponía
el pecho gris
gris la memoria feo el corazón
“oye sapo” decía mostrándole el suelo
“los parientes de abajo también están divididos ni siquiera se hablan”
decía stanley hook “qué bárbara tristeza” decía ante el asombro
popular
los brillos del silencio popular
que se ponía como el sol

esa noche naturalmente stanley hook se murió
antes dio terribles puñetazos a las paredes de su cuarto
en representación de sí mismo
mientras el sapo sólo el sapo todo el sapo
seguía con su jueves

todo esto es verdad:
hay quien vive como si fuera inmortal
otros se cuidan como si valieran la pena
y el sapo de stanley hook se quedó solo


Juan Gelman
de “Los poemas de Sidney West”




Fotos: Teatro del Pasillo. Ciudad de Buenos Aires, 2005.

lunes, 24 de marzo de 2008

24 de marzo


Ausencias

no está paquito/ hijo
de la memoria/ y no está marcos el de lengua
llena de asombros/ y tampoco diana
diáfana desamparada/ ni
el quique marrón/ la frágil cabezona/ el
suave huaqui de fierro/ ni haroldo triste
ni dardo fusilado/ ni miguel
que clavaba la noche con ojos de gato/ ni roque en su

chaleco general/ ni el pata loca/
ni gaby que tenía luz en la cara/
se fueron pedro/ antonio el de la mesa con dios/
el jote de ojos altos/ combatiendo

hasta la última calor/¿al solcito estarán
dulce furia?/¿crujen
como hojas en otoño?/ ¿escriben
"patria o muerte" en las paredes

de la dolor la soledad?/¿juntan
ramitas en los ojos amados?/ ¿escriben por ejemplo
"patria o muerte" en la agüita que cae
de la dolor la soledad?/¿cantan

"patria o muerte" por ejemplo?/ ¿diana?
¿paquito?/¿dardo?/¿arden en el claror
de su mañana pura?/ ¿"patria o muerte escriben
en su pasión/ sus ayes/ sus telitas?

¿hasta la última calor?/ ¿así seas
patria o muerte que un día vendrá?/ ¿regada con
dulce furia?/ ¿patria nuestra que estás en la sangre/
caída ciela?/ ¿resplandor?


Ignorancias

tiempos oscuros/ luminosos el sol
cubre de sol la ciudad partida
por súbitas sirenas/ la policía busca/ cae la noche y nosotros
haremos el amor bajo este techo/ el octavo
en un mes/ conocen casi todo de nosotros/ menos
este techo de yeso bajo el cual
haremos el amor/ y tampoco conocen
los viejos muebles de pino bajo el techo anterior/ ni
la ventana que la noche golpeaba mientras brillabas como el sol/ ni
las camas o el suelo donde
hicimos el amor este mes/ rodeados de rostros como el sol que
cubre de sol la ciudad


Juan Gelman


Para escuchar: Cuando, de Fandermole, por Baglietto

("... Yo digo que mis ávidos amores/son fuertes y viven más que yo/son gigantes tenues como flores/que alientan este turbio corazón...")



Imagen: Henri Matisse, Polynesia, the Sea, 1946

sábado, 22 de marzo de 2008

miércoles, 19 de marzo de 2008

Jueves de poesía



LITERATURA VIVA
café literario,

continuará su sexta temporada en
Cátulo Bar -Scalabrini Ortiz 1687-

el próximo
jueves 20 de marzo a las 21

La poeta invitada será
Myriam Rozemberg,
quien publicó en 2007 su libro
Alfabeto de los pasos

Habrá también
MICRÓFONO ABIERTO.

Invitan: Gerardo Curiá y Lidia Rocha.

domingo, 16 de marzo de 2008

Cuaderno de navegación


muerte de dánae (fragmento)
("bitácora abstracta" de Alex Piperno)

no se escribió más para que dánae muriera y dánae murió. caminó amarilla con sus muslos rosada con jugo de fruta para colgar de los vidrios repetidos y del silencio que empapó como una sábana. vino a enterrarse al lado en la parte siniestra de mi cuerpo adentro en las lámparas en la caída sin borde de mis pupilas. hizo un nudo en el piso que todavía continúa tuve que tachar un verso. se separó para mí. me dijo despacio le puso nombre a mi carne me dijo suficiente de películas francesas.


Sólo un fragmento de algo en proceso. Pero hay más en su blog: Poesía à la walrus

Es nuevo, es fresco, es joven, sabe atenuarse para mostrar la penumbra y es al mismo tiempo eléctrico. A mí me sorprende.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Poemas anteriores (I)

Ordenando la biblioteca y revisando archivos, encontré mis poemas publicados antes de "El cielo tácito". Entre ellos esta serie que está en una Antología de Editorial Nuevo Ser, 2002.

I

Cuando pude oír nadie gritaba
y cruzabas a pie un río oscuro.

No tengo músculos.
Me desvanezco en el planeta
donde descansamos mullidos una tarde
entre los brazos generosos que presta la alegría
y  la promesa de un regreso vedado
la cumplo inútilmente
porque nada me acerca.


II

La sábana es más fresca después de la disculpa.
Ahora logro acomodarme engañando
a la ballena que me traga.
Tengo el recuerdo de una manta más dócil
que cubría el oscuro rincón del pensamiento
(la arena movediza que me falta)

Hay una exacta pérdida en la flor bordada que no tuve:
el olor del carbón como sucia derrota .
Cuando creía que eludía esa llaga
trajiste a la ventana lo que desconozco.
Ahora el miedo te trae tan alejado
que no veo tus gestos.


III

Mecimos algo demasiado sólido esa tarde,
 aferrados en la vereda a un último permiso.

Mirame
sin que lastime ese hilo que nos atraviesa
como una casa perdurable que me ampare.
Prefiero quedarme en este día
y el simulacro de ser menos dispares.
Si en algún sitio se defiende ese retorno
no conozco la astucia de buscarlo.
Traiciono
mi propio desconcierto
como el único estado que recuerdo,
la incomprensible vigilia donde no tengo párpados,
la terquedad de pretender que seas una suave
presencia que aún me elige.


IV

El modo de la tarde me cobija .
Puedo palpar tus manos jamás tocadas
el tibio lunar de tu palma frondosa.

Sueño lo que no necesito
y despliego mi añoranza de tu voz
detrás de esa pared donde se alejan
tus piernas
como una blanca altura que crece al escalarla.

Me sostengo en la curva que nos hace siameses
pero a la noche vuelvo a la tienda sedienta
para dormir atrapada en mis pies.

No olvido que la tierra es un imán
donde por siglos algo
favorece el descenso.


V

Hay animales sobre las espaldas
¿ves que en cada rostro crece un velo mordido?

Aunque camine en una granja soleada
con la armonía que me presta  el silencio
padezco el vértigo del que escapo
cuando en él me hundo.

Alguien debería encontrar el filo de tanta fragilidad.



VI

Algo de mi cuerpo me está negando.
Hay un elástico en el que reboto
para volver a un mismo punto.

Nada puedo aprender
si el tiempo marca mi forma en esta silla.
Sólo tragando, recuerdo el paladar.

Quiero reconocer la voz que me calma
sin dañarla.


VII

La arena donde reposa la lluvia más fría
cae sobre los hombros en los que ya no duermo.

Sé que te miro desde el centro
de un volcán que despierta
sin poder despegar mi lengua
para ensuciar el silencio.

Ahora es inhallable una forma más noble
me alimento de lo que me despoja.


Ana Lafferranderie
(2002)

lunes, 10 de marzo de 2008

Oriental

Un poema de Thiago Rocca . Lo traje a La Fragua desde Las elecciones afectivas, Uruguay, donde hay otros buenos poemas suyos.

romanía

mientras desayuno en el hotel / colazione libera
inclusa / todas las mañanas veo a un ciego que
me escucha comer / paseando su oscuridad entre
las mesas

sin gafas / lleva los ojos bien apretados / como si
no quisiese ver / como si intentara recuperar algo
entrañablemente escondido

pasea a veces / con las manos en los bolsillos
o tanteando las mesas con la punta de unos dedos
flacos / tiene la edad de sus pensamientos / el pelo
negro llovido sobre la frente / la camisa blanca
y discreta

no es una historia alegre la de este ciego / he oído
cómo lo retan / no llego a comprender bien por qué niñez
lo he visto sentado solo / sumido en una contemplación
oscura y silenciosa / no sé qué cosa busque
entre las mesas / amanteladas de un rosado
pálido que / sin duda / le haría estremecer

tiene la edad de un terrible advenimiento / el pelo
negro incrustado en la sien / la camisa tenue y
modesta / no lleva bastón en mano / conduce
de memoria este destino / porque conoce el hambre
de los turistas indiscretos

(De Los suburbios de dios, 2000)

viernes, 7 de marzo de 2008

Sincronicidad


Me acordé de Grand Canyon cuando leí: "la gente que pasa al lado de uno, sin mirar, para siempre...". Fue en el blog de Sebas Miguel, junto a una foto donde algunas personas cruzan la calle.
Es una película de Lawrence Kasdan que vi hace más de quince años, un 5 de septiembre de 1992. Lo recuerdo perfectamente porque fue el día del nacimiento de mi sobrino Iván.. Estaba viendo Grand Canyon (conocida con el título más marketinero de: "El corazón de la ciudad") y en el preciso momento en el cual una de las protagonistas encuentra un bebé abandonado - algo particularmente significativo para el personaje- en mi casa sonó el timbre para avisar que "nació Iván". Sentí que esa coincidencia me integraba de algún modo a la trama, a esa estructura coral donde las historias se sincronizan.

La película, en su momento, me atrapó. No sé qué pasaría ahora si volviera a verla pero la sentí inteligente. Con buenos diálogos, un planteo interesante de relaciones y una atmósfera muy lograda: lo opresivo de la ciudad, en este caso Los Angeles.
Hay en la atmósfera algo amenazante ; a la vez algo insuficiente y algo inútil. "En esta ciudad falta aire", dicen los personajes. Helicópteros sobrevuelan hasta el límite de lo urbano. Hay un sentido de la oportunidad y hay un aprendizaje para sortear y seguir. Un padre le enseña a manejar a su hijo. Una mujer revaloriza distancia y acercamiento. Hay desencuentro y hay cercanía, a veces una excesiva proximidad. Hay quienes siguen de largo "para siempre", como en las fotos de Sebas, y hay quienes eligen incorporar al otro porque haberlo encontrado tiene una íntima significación. Necesitan mirarlo para aceptar la repercusión vital de ese encuentro, integrarlo, incluso casi sin conocerlo.

Grand Canyon, como otras películas, instala el tema de la sincronicidad: coincidencias significativas. No se trata de azar. Son coincidencias que se basan en una relación no causal, pero real. Jung lo planteó como una manifestación de lo inconsciente que hace conexión con elementos externos y objetivos. Hay toda una teoría desarrollada en relación a este concepto y yo le huyo al modo en que se extrema hacia cierto determinismo idealista. Pero en la vida cotidiana conozco la sensación de dar con la persona exacta, de toparme con el acontecimiento necesario como si me hubiera estado esperando en absoluta sincronía con mi deseo. O corroborar luego que se ajusta a lo que necesito en un sentido profundo de crisis, de cambio, que no tenía consciente.
Así que cuando veo ese tipo de encuentros y acontecimientos en imagen, en el cine, en una historia, me atraen. Hay varias películas conocidas y seguramente mejores, que se valen de esta sincronicidad. Pero creo (comparando con algunas que recuerdo, como "Magnolia") que en "Grand Canyon" los personajes se plantean más directamente el tema de la elección: ¿ qué hacer frente a esos hechos o encuentros?.
De lo que recuerdo, Max va a cruzar la calle distraídamente y alguien, una desconocida con su gorrita, le toca el hombro y lo salva de que un auto se lo "lleve puesto". Luego la chica apenas gira, sonríe ralentada, un saludo breve y sigue su camino, "para siempre". Cuando aparece Simón, en una situación significativamente parecida, Max no puede dejarlo pasar.
Como le ocurre al personaje, a muchos de mis amigos más queridos los encontré de manera circunstancial: coincidimos brevemente en situaciones particulares. Tengo la certeza de haberlos elegido, de haber decidido propiciar ese vínculo, sabiendo que no había un contexto que lo facilitara.
Y si mucha gente pasa a diario a mi lado, "para siempre", otra suele quedarse en un foco de luz que ilumina esa sincronía, ese momento de coincidencia donde el paso se detiene y uno puede mirarse y elegirse.

jueves, 6 de marzo de 2008

De pájaro a pez


Poema de Rocío González (México)
(XII en Azar que danza,
Aldus 2006)

Nos mecíamos en una hamaca encima del mar,
casi volábamos. Fuiste de pájaro a pez, me diste
la materia del mundo: el agua y el aire,
con ella me arropaste.
Debía darte entonces el árbol o la tierra,
pero miraba el cielo - su diáfana oscuridad-
y a cambio te mecí entre constelaciones.
Tenía mi ignorancia y mi vehemencia
para compartir contigo y tú hiciste con ellos
campos de batalla, imperios de plastilina,
como hacen los magos de ocho años.
He sido tu hija, tu casa de muñecas y
tu rompecabezas. Y juntos hemos
inventado el mar que vibra plácido
debajo de hamacas que vamos encontrando
en nuestro viaje.


Rocío González

miércoles, 5 de marzo de 2008

Treinta mil poemas

Planean lanzar 30 mil poemas desde una avioneta

El evento será el 24 de marzo, como tributo a las víctimas de la dictadura.

El colectivo artístico Arte y Parte lanzó una convocatoria para que los poetas y escritores se sumen al proyecto "30 mil poemas para Córdoba".

La actividad, que tendrá lugar el próximo 24 de marzo, fecha en que se conmemora el golpe de Estado de 1976, consistirá en rendir tributo a las víctimas de la última dictadura militar mediante una acción original: los textos serán arrojados desde una avioneta sobre diferentes plazas y lugares de esparcimiento público.

.....................
Los requisitos para estar presente con una obra relacionada a la temática es hacer llegar el texto vía mail a las direcciones de correo electrónico: ca.arteyparte@gmail.com o guido_guidi@arnet.com.ar , antes del viernes 7 de marzo

martes, 4 de marzo de 2008

Contra viento y marea


Entre los correos que envié el año pasado, apareció este ga-turrito en mi bandeja...

Aquí lo traje, como un simpático recuerdo para mi "caja en el armario".

lunes, 3 de marzo de 2008

Prado


En este link a Veniaca, un lindísimo poema de Adelia Prado (Brasil) .