lunes, 31 de diciembre de 2007

Un cuerpo a nuestra tregua

Mi saludo en esta cuenta regresiva de 2007 viene en forma de poema, que tomo prestado a una amiga querida.
Le sumo mi deseo: un año con hechos y encuentros que movilicen, con capacidad para gozar intensamente
y sobre todo con aprendizaje!.


Le daremos un cuerpo a nuestra tregua
y ataremos el rito de sabernos tan naturalmente,
saludables como un oso
y como un río nos dejaremos llevar
entre piedras y estaciones.
Volveré a ser la madre de mi madre y mi madre,
su abuela que cantaba nanas en otro idioma
y tú repetirás gestos de personas
que nunca conociste y habrá un orden
en tu dulzura, un orden en tu rabia,
una antorcha encendida que alumbrará a tu hijo
y una canción en tu ensimismamiento,
la misma que mi abuela cantaba para nadie.

Rocío González
"Azar que danza", Editorial Aldus, México 2006



¡Buen 2008 para todos!



Porque son palabras bellas y deseos que me identifican, sumo parte del mensajito que me llegó de Mori, enviado para un grupete de amigas

Que sea un buen año para todas, genoroso, suave, que no aceche para golpearnos en el momento menos pensado, que nos haga sabias, hermosas, comprensivas, amorosas y, quizá también, de a ratos, hasta felices.