lunes, 22 de octubre de 2007

Lo que encuentro de su carne

Poemas de Marina Serrano .
De su libro inédito "La diástasis de las tibias largas".
Mención Fondo Nacional de las Artes.


“Un largo abrazo de agua”
Espero que la marcha sea feliz
y espero no volver”
Frida Kahlo


Tengo ganas de llorar, largos abrazos
de ganas de llorar.

No quiero crear razones o explicar
la falta de aire
esta compresión laríngea
el acúmulo de saliva incapaz
de atravesar el desfiladero vulnerable en mi garganta.

El día es interminable.

¿Que puedo hacer mientras lloro?
¿Tirarme al suelo, gritar y no reponerme
hasta que todo se vaya de mí?

Algo esta muriendo, lo sé,
porque no puedo detener
el trismus de los maseteros y la cara escurrida
mientras aprieto la mano y muerdo
lo que encuentro de su carne.

“Un largo abrazo de agua, me nubla para siempre”.



Martillado

Martillé bajo un orden simbólico
para comprender el amor;
no mi amor animal
no mi amor vegetal
no mi amor de piedra entre las piedras.

Descargué la cabeza pesada
sobre las formas que me resultaban conocidas
pero parecían transformarse o perder partes
y sin que pudiera darme cuenta
se tornaban invisibles.

Volví al agua
me desparramé entre partículas fundamentales
y el resto
se unió al amor de las piedras
que descansan sobre piedras, y al amor vegetal
animal, de tibias largas
y estos con otros amores incorpóreos
que flotaban en el logaritmo, los fractales, el olvido,
el mundo extinto, las historias

y aquellas totalidades
se encontraban incluidas en otras
hasta convertir la creación
en algo infinitamente pequeño.

He muerto.
Nada me sobrevive, a excepción
de mi misma.


Inicio de conclusión

El sol cae rápido, la luz dura más.
No quería irme. Ahora, no quiero estar acá.

No siempre mueren cinco terneros juntos
ni se mezcla la hacienda,
no siempre los machos rompen los alambres,
no siempre.
Es hora de cambiar de baquiano.

Espera

Hay un pájaro en la habitación
rebota
el ruido seco contra el vidrio
disminuye conforme la hemorragia
lo desmembra.

Aprieto los dientes hasta que duelen
los golpes se mezclan y me mantienen despierta,
doy mucha pena al animal.

Crepitan humores en mis pulmones,
huestes límbicas rescatan tu olor
y luego
al ver entre ojos abiertos
deambulo
de pared a pared desconcertada.




Dibujo: Romina Cúppari. "Mujer llorando"