martes, 4 de septiembre de 2007

Tropel de huida


Abandono
I

Llegó a la casa como laurel.
Ventiló el mediodía.
De cada rincón tomó
su bramido de cuna.
Lo atizó

en los brazos. No pudo
cobijar tanto calor.

Desde la alfombra lo vi salir.
Mi lupa en su hombro.

En silencio
solté un látigo enredado.


II

Un esbozo de tibieza
saturó como ardor
su nido.

Evocó la intemperie
temple de viento.
Su brazo
curtido de escarcha
devolvió la taza para tiritar.


III

¿Hacia dónde rueda este tropel de huida?
Como velo de espinas
tapiza recuerdos.

Deja una paloma poblada de brasas
le quema lo aéreo
lo terrestre.




Ana Lafferranderie
"El cielo tácito"



Dibujo: Jordi Rodríguez-Amat. "Esther". Lápiz sobre papel.