jueves, 20 de septiembre de 2007

Su gruta vasta

"At home with the sea". Jezebel .

Poemas de "Lo que se nombra". Silvia Dabul. Ediciones en Danza, 2006.


Dulce vocal verde láctea

Ella ha vestido de tafeta verde
los desbordes de carne rigurosa.
Bajo la piel atesora restos
de viscosidades de humo, secuelas
de glucosa. Sé por la aridez del idioma
de su naturaleza cítrica,
y sé, desde que me acunó
en su gruta vasta,
que alguna felicidad es posible
al navegar la lengua
de una teta extensa, lábil,
al hundirse dulcemente en la adiposa
cuerda láctea, alguna felicidad...
inhalar viento verde
que silba en checo antiguo
una walkyria silvestre,
extraviada.


Rutas

Diciembre nos atraviesa
con naves que sobreviven
de mástiles robados
y aún desenredamos
cuerdas tendidas
por tus dioses

no hablemos de tormentas
en parajes arbitrarios
se escucha ruido
de agua niños
en la plaza

devoremos las frutas y los panes
como entonces
cuando para no volar
eludimos señuelos
cantando
hasta la exasperación


Suite en tres movimientos

I – Andante

Cruzamos un puente
de olor ácido
para inclinar
el silencio
a rasgar un borde roto

Invisible
el bulbo latía
su destino
subterráneo
de estallar raíces
como garras
asustadas


II – Agitato assai

Respiraba
con los ojos
detenidos
en una cresta de luz
hasta las pupilas diluidas

pero hundiste
la lengua
en mi estupor

sólo dilato los poros
bebo
de tus tendones
húmedos


III – Adagio sostenuto

La piel al revés
y la palabra
erecta
frotándose
con las manos
llenas de sal
lista para penetrar

veloz

la región más blanda
del extremo



Multiplicación

Próxima a territorio
de murciélagos duerme
entre telones
con una ventana abierta

rigor de oscuridad
ramalazos de agua helada

ni duda
ni estigma
aparecen en la escena

de rodillas desentierra
divide bulbos bajo el sol

desliza las manos por el vestido

palma dorso

hasta dejarlas limpias

dorso
palma

libres de temblor
de toda náusea


Nudos en el agua

Apoya la boca
en el ojo de estaño

el aire es su eje

circuito sin ancla

bosqueja columnas
insufla/retiene
astillas desnudas
de antigua aleación

el aire es un río

fragua sin nodo

soga de viento
para un aria demudada


Un poema de amor


Crece la vara de narciso
entre espejos de una jaula

sin conocer del agua el secreto
sin sospechar
la ceguera de su próxima flor
ni el edípico azar
que podría salvarla


Silvia Dabul

Intensa en la poesía como en la música. Ávida lectora, buena amiga, madre alumbrada, humor bloggero, seriedad en caso de urgencia, muuuucha afectividad, una dosis atractiva de despiste y su especialidad: algunos test relajantes.

La quiero y la admiro. Aprendo de ella. Por esa "gruta vasta" donde la encuentro o porque "diciembre (sin dudas) nos atraviesa". Por sus "ramalazos de agua helada" que bañan el descanso y los "parajes arbitrarios" donde nos encontramos. Por su nuevo libro que me anduvo el día y la mañana con su exquisito regalo de aromas. Por haberla escuchado tocar, (yo) apabullada...