viernes, 24 de agosto de 2007

Hora absurda






Extenso y querido poema de Pessoa.
En la traducción de Miguel Angel Viqueira.


Hora absurda (fragm.)

Tu silencio es una nave con todas las velas llenas...
Blandas, las brisas juegan en las flámulas, tu sonrisa...
Y tu sonrisa en tu silencio es la escalera y las andas
con que me finjo más alto junto a cualquier paraíso...

Mi corazón es un ánfora que cae y se quiebra..
Tu silencio lo recoge y quebrado lo arrincona...
Mi idea de ti es un cadáver que el mar trae a la playa y
mientras tanto
tú eres la tela irreal en la que mi arte erra el color...

Abre todas las puertas y que el viento barra la idea...
que tenemos de que un humo perfuma de ocio los salones...
Mi alma es una caverna colmada por la marea alta,
y mi idea de soñarte una caravana de histriones...

Llueve oro mate, mas no en el exterior. Es dentro de mí. Soy
la Hora,
y la Hora es de asombros y toda ella escombros de ella...
En mi atención hay una viuda pobre que nunca llora...
En mi cielo interior nunca hubo una única estrella...

Hoy el cielo es pesado como la idea de no llegar nunca a un
puerto...
La lluvia menuda está vacía. La Hora sabe a haber sido...
¡Y no haber algo como lechos para las naves!...
Absorta en alienarse de sí, tu mirada es una plaga sin sentido...

(...)


Con "click" hacia un tamaño legible, la necesaria y maravillosa versión en portugués.




Y otro día: otro fragmento.