miércoles, 29 de agosto de 2007

Este jueves: cuatro damas en Fedro

Los invitamos a un nuevo encuentro del

Ciclo de Poesía en Fedro




En la habitual calidez de este espacio escucharemos

con gran placer a nuestras poetas invitadas:

María Rosa Mó, Inés Manzano,
Mariana Docampo y María Julia Magistratti.

El encuentro es el Jueves 30 de Agosto a las 20hs
en Fedro, Librería y Espacio CulturalCarlos Calvo 578 - San Telmo




4300-7551

Coordinan el ciclo:
Florencia Walfisch
Ana Lafferranderie
poesia@fedrosantelmo.com.ar

martes, 28 de agosto de 2007

Dulce Pontes

Dulce Pontes. A brisa do coração. 1995.
Ella y la secuencia final de "Sostiene Pereira".

Más, en el post anterior.


A brisa do coração


















Hace nueve años tomé estas fotos. Llegué a Lisboa como se llega a un lugar cuando fascinan sus representaciones: buscando acceder al territorio, al olor, la temperatura, los sonidos. Estaba cerca; imposible no ir.

Llegué empujada por él

... por su modo de ser Pereira, por el libro de Tabucchi que antes había leído y por querer caminar, yo también, por la Plaza del Comercio. Por "A brisa do coração" de Dulce Pontes en la secuencia final de la película: por descubrir el fado en esa voz dulcísima y buscar su nombre en los créditos... Y sobre todo, antes de todo eso: por Pessoa, el paso de Pessoa, el río Tajo y Pessoa.


"Sostiene Pereira que le conoció un día de verano. Una magnífica jornada veraniega, soleada y aireada, y Lisboa replandecía. Parece que Pereira se hallaba en la redacción, sin saber qué hacer, el director estaba de vacaciones, él se encontraba en el aprieto de organizar la página cultural, porque el Lisboa contaba ya con una página cultural, y se la habían encomendado a él. Y él, Pereira, reflexionaba sobre la muerte.
En aquel hermoso día de verano, con aquella brisa atlántica que acariciaba las copas de los árboles y un sol resplandeciente, y con una ciudad que refulgía, que literalmente refulgía bajo su ventana, y un azul, un azul nunca visto, sostiene Pereira, de una nitidez que casi hería los ojos, él se puso a pensar en la muerte. ¿Por qué? Eso, a Pereira, le resulta imposible decirlo. Sería porque su padre, cuando él era pequeño, tenía una agencia de pompas fúnebres que se llamaba Pereira La Dolorosa, sería porque su mujer había muerto de tisis unos años antes, sería porque él estaba gordo, sufría del corazón y tenía la presión alta, y el médico le había dicho que de seguir así no duraría mucho, pero el hecho es que Pereira se puso a pensar en la muerte, sostiene".

La palabra más cercana al silencio del mundo













Leyendo el ensayo de Marcelo Cohen: "En el extremo veloz de una mirada", (publicado como estudio preliminar a "La poesía era un bello país", de Jorge Aulicino), me detuve en esta frase:

"(...) la buena poesía se ha encargado de enseñarle (al amante de la poesía) que en el mundo humano es sólo por el verbo, cierto que cantado, como se puede salir del verbo hacia una luz que seguramente está desde antes"


Esa afirmación me recordó otras de Gelman, que aparecen entre sus "Notas al pie", en un artículo periodístico del cual no tengo la fuente y que dice:

"La poesía nace de la ruptura brutal que produce la primera palabra (...) Es la palabra más cercana al silencio del mundo"

"La poesía da forma al vacío para que éste sea posible"


Una luz "que está desde antes", dice Cohen.
El "silencio del mundo" y el "vacío", anota Gelman.
En cualquier caso un lugar primero e inaccesible en su estado puro, que sólo puede atisbarse desde el lenguaje poético. ¿Desde su intensidad detenida, su movimiento inmaterial?.

Según Gelman, la buena poesía haría lo que la "primer palabra": instaurar un lenguaje que, cada vez que se produce, da forma (renovada, original, novedosa) a lo pre-existente, realizándolo. Y, aún en su mediatización, acerca, actualiza, otorga entidad a lo original, a lo primero que estás más allá del lenguaje.
Lo devela en su existencia. Lo convoca en lo que es y lo que no es.

Según esboza Cohen, sólo por el verbo "cantado" (la poesía) se puede salir del verbo hacia esa luz primera.


Otras "notas al pie" de Gelman, en este artículo:

"La poesía es un movimiento hacia el otro, busca ocupar un espacio que en el Otro existe aunque no lo sepa".

"Cada poema muere en él, renace en el siguiente, y no se apaga su deseo de alcanzar un objeto desconocido, oscuro. Cada poema es una aventura erótica, enfrenta el tiempo con lo no sucedido todavía y construye una versión lujosa de la muerte"

sábado, 25 de agosto de 2007

Cry me a river


Autorretrato de Dora Maar, a finales de los años 40 en su casa de París
donde vivió recluida desde que se separó de Picasso.


Ayer encontré un comentario sobre una nota de El País de Madrid, con estas fotos de Dora Maar (Theodora Markovitch) y alguna información sobre su vida: 1907-1997, parisina, de padre croata y madre francesa, vivió en Argentina su infancia y adolescencia.

La primer foto la muestra íntima y triste. Su historia y los relatos sobre su personalidad la presentan extravagante, poco convencional.
En la segunda foto, tomada por Man Ray, se la ve junto a Picasso; ella con gesto serio, evidentemente hermosa.

Fue fotógrafa, reconocida y deslumbrante en su época. Al conocer a Bretón, adhirió al movimiento surrealista. Hacía fotomontajes, retratos, desnudos, fotografía callejera, reportaje social.

Amiga más que íntima de Bataille, a quien la une una leyenda erótica de menor cuantía frente a lo que vino después: Dora conoció a Picasso, en 1936.

Se cruzaron en un rodaje de Renoir. Después, Picasso y Paul Eluard hablaban en el café Deux Magots de París mientras que ella, en una mesa cercana jugaba a cortarse con una navaja. Eluard los presentó. Picasso le habló en francés, ella le respondió en el español argentino de su infancia. El se llevó uno de sus guantes, con pequeñas marcas de sangre.

Tuvieron una relación relativamente larga. Central en la vida de Dora.
Compartieron la época más dura: el estallido de la guerra civil en España, los horrores de la II Guerra Mundial, la ocupación de París.

"Era cualquier cosa que quisieras: un perro, un ratón, un pájaro, una idea, una tormenta. Eso es una gran ventaja cuando te enamoras", dijo Picasso.

La reflejó en su serie de mujeres. Al comienzo con sutileza, luego con una deformación perturbadora.
Dora fotografió una por una las fases de creación del Guernica, donde aparece como la mujer que sujeta la lámpara, que lleva la luz.
Pero junto a él, ella se opacó como fotógrafa y se acercó a la pintura, para la cual no tenía el mismo talento.


Dora Maar, 1937

Estando a su lado, Picasso seguía vinculado a sus mujeres anteriores. En 1943 conoció a François Gilot, con quien iba a pasar los siguientes nueve años y a tener dos de sus hijos.
Se distanció de Dora. Siguieron viéndose esporádicamente hasta 1946, cuando rompieron definitivamente. Picasso le regaló como despedida una casa en Ménerbes, en la Provenza francesa.
Theodora pasó por una gran depresión, fue internada. Lacan la atendió. Paul Eluard la acompañó. Finalmente se recluyó en su casa, entre objetos y recuerdos.
"Después de Picasso, sólo Dios", se dice - muchas veces- que ella dijo.


Cry me a river: precioso nombre de una hermosa canción que Romana mencionó y pregnó en mí desde su multiplicidad de lecturas: un fluir de la tristeza a borbotones, una desmesura en la emanación, una creativa traslación de la angustia.



viernes, 24 de agosto de 2007

Hora absurda






Extenso y querido poema de Pessoa.
En la traducción de Miguel Angel Viqueira.


Hora absurda (fragm.)

Tu silencio es una nave con todas las velas llenas...
Blandas, las brisas juegan en las flámulas, tu sonrisa...
Y tu sonrisa en tu silencio es la escalera y las andas
con que me finjo más alto junto a cualquier paraíso...

Mi corazón es un ánfora que cae y se quiebra..
Tu silencio lo recoge y quebrado lo arrincona...
Mi idea de ti es un cadáver que el mar trae a la playa y
mientras tanto
tú eres la tela irreal en la que mi arte erra el color...

Abre todas las puertas y que el viento barra la idea...
que tenemos de que un humo perfuma de ocio los salones...
Mi alma es una caverna colmada por la marea alta,
y mi idea de soñarte una caravana de histriones...

Llueve oro mate, mas no en el exterior. Es dentro de mí. Soy
la Hora,
y la Hora es de asombros y toda ella escombros de ella...
En mi atención hay una viuda pobre que nunca llora...
En mi cielo interior nunca hubo una única estrella...

Hoy el cielo es pesado como la idea de no llegar nunca a un
puerto...
La lluvia menuda está vacía. La Hora sabe a haber sido...
¡Y no haber algo como lechos para las naves!...
Absorta en alienarse de sí, tu mirada es una plaga sin sentido...

(...)


Con "click" hacia un tamaño legible, la necesaria y maravillosa versión en portugués.




Y otro día: otro fragmento.

jueves, 23 de agosto de 2007

En el lecho de los amantes

"Luna y sol". Zabeliz . 2007.



Un poema de Mercedes Araujo, del libro inédito "El cuerpo del rey":

Antonio y Cleopatra/ serpiente tigre

Abrazo trémulo en el lecho de los amantes
Serpiente del viejo Nilo arrastrado me deleito
yo Antonio en el dolor que me inflige

[anillos rojos negros blancos y amarillos]

Ser más Antonio el bravo general
ojos sin temple rendido, claman ríen
los buitres urracas, si alguno lo intentara
ser el pescado salinero atrapado en arpón
serpiente tigre serpiente ciega, por la noche
vestir sus atavíos ella se enfunda mi espada
es el fuelle y yo el delicado abanico
de la fogosa que llora

[el embrión es macho y hembra]

Cleopatra es Antonio, Antonio es Cleopatra
hacemos libaciones, cambiamos lugares
“romano, fuiste la mujer y yo el hombre,
te curvé en un lecho de oro regiamente
adornado”

[lengua que bifurca
corazón de tres cavidades]

miméticos el sol viril la luna coronada
comer luchar huir aparearse Cleopatra
¿Cómo se logra?
desenmarañarse arrancarse
destrozar la piel escurrirse de la sombra
¿Cómo se vuelve? cada uno a su especie
a su familia a su patria a su columna
vertebral

[los ofidios escamosos son simétricos
bilaterales dobles gemelos
imitadores]

¿será en la muerte? donde una nube
parece un dragón
una ciudad suspendida
una montaña de doble cima
balanceándose sobre nuestras cabezas.


Mercedes Araujo



Me gusta el lenguaje, que acompaña la idea de otro tiempo y facilita transportarse a él. Un lenguaje que podría generar distancia y sin embargo el poema resulta cercano.
Efectivo desde el ritmo, atractivo desde los cambios en la voz.
Lo más importante: conmueve. La universalidad de la pasión que transmite, la imposibilidad como circunstancia, la pregunta por el encuentro y la separación.
Se vale de elementos simbólicos con imágenes potentes, como esa mimetización entre la "luna coronada" y el "sol viril", o "el delicado abanico de la fogosa que llora".
Sobre el final despliega melancolía: ¿cómo se vuelve?... a esa columna vertebral (insoslayable, imprescindible) que es el propio mundo y la propia historia, es la "patria" y la "especie": es toda identidad.
Queda la ilusión triste, incontrastable: otro tiempo, otro encuentro, coordenadas incorpóreas para el amor.




martes, 21 de agosto de 2007

Un país extranjero

"Gato que caminaba solo" - Rudyard Kipling, 1902.


Poemas inéditos de Leonor Silvestri, del libro "Un país extranjero", escrito en Irlanda durante el 2006.

La pista

Patinando
abrazada al frío
puedo sentir
en el hielo
cada una y todas
las vidas que pudiera haber
tenido.

Are you a dancer?
Are you a figure skater?
Are you from Portugal?

En el frío recuerdo
patinar en línea.

No.
Quise ser gimnasta alguna vez.
No.
Tomé clases de danza.
No.
Hablo español.

Soy de
una ciudad
subtropical
allí no hay
nieve
no hay
ni invierno.

Bajo el frío
en mis pies
recuerdo.

¿Qué me queda
ahora
de todo eso
más que este hielo
infinito bajo mis pies y
esta cuchilla usada
una y mil veces
que no corta?


32 Henry Street

tomo mi desayuno irlandés
esta gélida mañana en Galway
trivial como la vida misma
que poco sentido aguarda
cereal tostadas manteca suave y espesa
una montaña nevada mi mente se desliza
bajo la mesa donde me figuro estaría tus piernas
sólidas, son un leño al cual me aferro
en el medio de las olas si se avecina una tormenta
invoco el recuerdo de un sándwich de pepino
en un parque más verde incluso que tus ojos
como si esa hazaña fuera posible
o la ventana que da a la pradera
en esa casa heredada de mano en mano
donde viven mis amigos y todavía habita
el espíritu de la abuela y todos
los que murieron ahí
ese paisaje mínimo que entra en mi puño cerrado
aunque es brevísimo como una celda
luego, otra ventana más y más allá su peral
cuyas ramas arrullan el aire, pájaros
no sé quienes son pero se me antojan gorriones
negros descienden al pasto para comer
algo que se oculta a mi mirar
ejercitan su equilibrio de trapecio pan y circo
desde los cables del teléfono
que a veces me concede la gracia
de regalarme tu voz del otro lado del mar
más amada por mi que ninguna otra lengua
yo los espío, el reflejo a contraluz no me delata.

Más allá de toda oscuridad

Hoy me declaro en huelga
de mí.

Hace meses que nadie me pregunta
con quién viniste
que edad tenés
donde vivís

No son esas cuestiones relevantes.

Hoy me siento a esperar
el fin de la semana.

No quiero asistir a mi rutina.
Falto, poneme ausente.

Escucho la música que vos
me regalaste y aguardo.

Me emociona fisgonear tus objetos mentales
y preguntarme si
acaso quisiste decir algo con lo que dijiste
las canciones tendrán acaso algún mensaje.

Tus elecciones me interpelan,
el corazón humano anda a tientas
en esta niebla, es un misterio,
un azar, habernos encontrado.

Cosas mías, me da ilusión divagar,
soy un espectro, entre lo que no existe.

Me voy acordando de cosas que quería
decirte, una cajita de música,
en una juguetería, corazón de madera.

Cuando el sol se pone,
la luz que reflectan mis ensoñaciones
es fría y blanca como los nudillos disgustados
de un puño hecho ovillo.

Cuando se pone el sol,
no puedo reconocer el mapa del cielo del norte,
bóveda nocturna de estrellas cóncavas,
noche invertida en donde me encuentro yo,
si trato de llegar hasta donde estás vos.

La luna no es una salida.
Arrastra de la cabellera
como oscuro crimen pasional
en absoluto silencio de tumba
a la marea, es una boca circular,
una mueca desesperada,
profético asombro
y miedo.

En ese intersticio sobrevivimos.

Leo un hermoso poema griego,
un viejo habla, se sabe perdido,
no tiene la fuerza de la juventud
de su criatura literaria.

Lo que me sostiene, no es, como en el poema,
noche y silencio. Lo que me sostiene
me interpela y me asiste mas allá de toda oscuridad.

Leonor Silvestri

Un papá en Schlemihl

Los invito a leer este precioso texto que escribió Diego Di Vincenzo a raíz de la muerte de Bergman y que está publicado en Schlemil: blog de Diego Bentivegna.

domingo, 19 de agosto de 2007

En la quietud del paisaje

Martínez Novillo. Parece nieve, pero no. Óleo/lienzo. 2005

Poemas de un próximo libro de Carolina Esses. Delicados y luminosos. Con la parcimonia de lo que simula detenimiento. Y el silencio que rodea la claridad de lo que habla.


Tarde en el lago

1

Frente a lajas transparentes
de agua, paso horas, como si fuese
a resbalar desde el sillón
atravesar la ventana
y caer.

Escucho sonar el teléfono,
llaman
a esta orilla de piedras negras
donde me recluyo. O no,
estoy al alcance de la mano de cualquiera
y esta soledad que fabrico
es ficticia, mentirosa.


Barcos

Pasamos el domingo
como dos transatlánticos abriéndose paso
en la densidad de un banco de arena.
El día apenas comenzaba
y ya estabas en lo tuyo, tu ocupación
era el blanco de todas mis especulaciones.
Era nuestro primer domingo juntos y se te veía cómodo.
Yo daba vueltas por la casa
como un pez en la oscuridad del fondo marino.
Saber compartir el silencio es la base
de la comunicación, leí en alguna revista
o lo inventé hablándome a mí misma
ese domingo. Te miré desde cada ángulo de la casa
y me pareciste extraño a cualquiera de mis rutinas.
Cuando me acerqué, no tuve dudas,
un reptil inmenso se había escondido
en el iris de tu ojo
y supe que sería una cuestión de tiempo
hasta que vos también vieras en mí
tu parte más ajena.


Bisontes

Como una procesión antigua
como si alguien dijera afuera está helando
una manada de bisontes ha hecho cueva
en nuestro silencio cotidiano.

Husmean
como chicos encerrados en departamentos
una huella, algo que no aburra.
Cae sobre la alfombra, exhausto, un bisonte.
¿Es su destino morir así
en lugar de dejarse llevar una noche
a través de la estepa cubierta de nieve?

En reposo pareces un animal enfermo
no herido, ni ultrajado por un cazador,
sino enfermo.
¿Mueren así los animales?
¿Engañados como nosotros en la quietud del paisaje?



Carolina Esses

sábado, 18 de agosto de 2007

¿Con quién dormías?

Guadalupe presentó su libro "¿Con quién dormías?". Feliz y lindísima, con su piel pulida y enamorada; su delicadeza atemporal. Una buena poeta, auspiciosamente joven.
A gusto personal: acá van dos textos de los que me entusiasman, de la primer parte del libro. Me gusta también mucho la tercera parte, de la cual pueden encontrarse poemas en "Las elecciones afectivas".


la típica apropiación que hace el amante
de las palabras del amado

juré crueldad

cuando escribiste sobre lo embarazoso del amor
no me conocías, pero ¿a quién
dejaste más entorpecida que a mí?

después de eso
sólo quedaron los libros que nos recomendamos
como notas a pie de página

si sufriste un poco
deberías sangrar más

tiene que ser así

hay cosas que se fingen
y hacen bien

hay una medida de lo bueno
y suele ser caprichosa

cosas importantes
cualquier alteración
en lo cotidiano
es un poema

estoy condenada a escribir cosas brillantes para tener sexo


el hombre adora los artificios femeninos

creías conocer la naturaleza masculina
me decías
los varones somos malos.

Estabas enfermo
aferrado a tu maldad innata

Soy hombre, soy hombre...

Sometido a ella, peor que un cáncer.

Yo te escuchaba
como una vieja hipocondríaca
leyendo un prospecto.

Guadalupe Muro


Foto: Mural de Jorge Fin: "Vista de La Palma desde San Borondón".
Pintado en 55 metros cuadrados, durante el verano de 2006, en la isla de La Palma, provincia de Santa Cruz de Tenerife, como parte de su museo en la calle, el CEMFAC.


"Errata": en el segundo poema, los versos en cursiva llevan sangría, que no logré diseñar

viernes, 17 de agosto de 2007

Dulce desdén

"Increíblemente la piedad es útil, se puede escuchar todo (todo) con una especie de dulce desdén. En ese dulce desdén, el otro se aferra siempre sólo a la dulzura"

Susana Szwarc. "El azar cruje"



Foto de la película "2046". Wong Kar-wei



Una propuesta como se debe













Días de viento


Viernes 17 de agosto, a las 19 hs.:
presentación del libro
"Días de viento" de Carlos Hugo Aparicio
Ediciones del Agua.

Centro Cultural de la Cooperación. Corrientes 1543.





miércoles, 15 de agosto de 2007

Querido Coyote

Ilustración: Martín Villagracia
"Del coyote al correcaminos".

"Del coyote al correcaminos" fue presentado ayer por Huesos de jibia.
Es el primer libro de Osvaldo Bossi, editado tardía pero afortunadamente.
Durante la lectura, estos dos poemas me conmovieron. Pronunciados, además, por esa voz tan particular de Osvaldo. Resonaron en mí hoy, durante todo el día. Volví a buscarlos.


Los poemas de amor que el Coyote

le escribió al Correcaminos
I
Esta historia comenzó
hace mucho tiempo.
He perdido la cuenta de los años,
y el Correcaminos
sigue delante de mí
lejos de mí...
Sólo lo veo un instante
y esa pequeña ráfaga me basta
para alimentar el deseo
- la desesperación del deseo.



De la serie: "Útiles escolares"

La escuadra

Siempre se portó mal,
midió por su cuenta al mundo
en total desamparo
y desoyendo
las órdenes de la maestra
que no soportaba tales vértices,
tales ángulos de atrocidad.
Una mañana
la utilicé como revólver
y disparé contra el mundo
mi primer rencor.

Osvaldo Bossi


Al final del libro, dice Osvaldo:

Literatura viva



-café literario-
JUEVES 16 DE AGOSTO
desde las 20:30 hasta pasada la medianoche

Lectura de:

Jardín en movimiento de Enrique Solinas

-Honorarte, Buenos Aires, 2003 -

presentado por María Julia Magistratti


Carneada de Soledad Castresana

- Alción, Córdoba, 2007-

presentado por Griselda García

Invitan: Lidia Rocha & Gerardo Curiá


Cátulo Bar

- Scalabrini Ortiz 1687-

Palermo

Tel. 4831-9717



Además de lo valioso de su escritura: lindas personas para abrazar.



Dos para entrar





Jueves 16 de agosto 20 hs. en Filosofía y Letras.

Poesía en Vivo
Leen Leonor Silvestri, Guadalupe Muro
Mariana Suozzo, Pablo Karchadjian
Marcelo Galindo, Florencia Minici

Invita: colectivo plan B











Aquí, en portugués
: los poemas de Elba Serafini que Alberto Augusto Miranda tradujo, generosamente y envió desde el otro lado del Océano. Gracias!

lunes, 13 de agosto de 2007

Dinamarca





Sucedió entonces
que tuve ese sueño con plantas
dentro de la casa.
Desde mi cama
veía pasar a mi madre
una y otra vez
con los brazos cargados de macetas,
rodeaba el cuarto con fría agilidad
sonreía, estarán bien, me dijo,
la helada más temible
caerá esta noche.

La vi perderse
en el laberinto gris
hecho de plásticos suspendidos
entre los arbustos.



Estoy semi-dormida
mi boca entreabierta murmura
algo inteligible, sin embargo
mantiene cierta coherencia
con el entorno.
Parece que voy a despertar,
casi siempre parece
que va a ser fácil
despertar,
un sonido desmesurado
o el aire que mueve las cortinas
y una hilación imaginaria
se esfumaría para siempre.

“For you” le dijo ella al guitarrista
secándose una lágrima
al terminar de jazzear
una canción de amor.

El ruido de los autos
un grito lejano
y la calma ensombrecedora.

For you, repito para soñarlo,
y así detener por esta noche
el desvelo.




Junto pétalos de rosas caídas
y los guardo
en un libro prestado,
elijo las páginas y uno a uno
los acomodo con esmero,
sé que en unos días
estarán tensos y más frágiles.

Tal vez la belleza oculta se perpetúe.

Antes me acercaba al jardín maléfico,
escondida entre alimañas
esperaba oler lo que las abejas libaban
en silencio pero alerta.
Ahora necesito levantar los pies
que el agua se escabulla con presteza,
abrir las puertas, descansar.

No me pertenecen los libros, los jardines
los pétalos secos
y me sorprende el trepidar de la memoria.

Elba Serafini.

(de la sutil belleza y la calma tensa de "Dinamarca"
su libro de próxima edición)




No tengo referencias del cuadro. Si alguien las tiene por favor me las envía?

Jibia multipresenta


Este martes 14 de agosto a las 19:30 hs
Huesos de Jibia presenta:

Movimientos incorpóreos, Nurit Kasztelan
¿Con quién dormías?, Guadalupe Muro
Un rastrojero bajo el sol, Gustavo Gottfried
Del coyote al correcaminos, Osvaldo Bossi
Soliloquios, Beatriz Vignoli


CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN
Av. Corrientes 1543
(sala Raúl González Tunón)
lectura & brindis

domingo, 12 de agosto de 2007

Cabo Polonio

Fotografías gentileza: Studio Stonek.
http://stonek.com/













Fotos en honor a:
- el lugar
- mis hermanos
- mis hijos y sobrinos corriendo por la playa
- una caipirinha bajo el alero
- el pan casero de la despensa
- las revistas "condorito"
- los topless de kari, hace más



Gracias Studio Stonek

Vocal 2. Música + poesía



Este lunes 13 de agosto a las 18 y 30 hs. se presenta el segundo número de ese hermoso proyecto que es Vocal.


Biblioteca Nacional

Auditorio Borges (1er piso)

Agüero 2502.



viernes, 10 de agosto de 2007

Soñar con otros

La única

Era la única bajo la parra azul
con olor a verano. Respiraba
una polvareda hipnótica.

Su piel era de luna
obnubilada y sin urgencias.

Pero llegó a la superficie
un augurio de invierno
sonidos no humanos.

Ella rendida
volvió a soñar con otros. Ardor
de hogar
ofrendas cotidianas.

Ana Lafferranderie
"El cielo tácito"





Cuadro: "Figura en limones", Merello. Tinta/ acuarela/ papel.


Poema: Ana Lafferranderie

Cuentos y chocolate en San Telmo

El sábado 11 de agosto, a las 17 hs, en el Ciclo "Cuentos Breves y Chocolate Caliente"

que se realiza en Fedro el segundo sábado de cada mes

leen los escritores invitados :

Luisa Valenzuela

Enrique Solinas

Marina Arias

Beatriz Pustilnik

Juan José Catalano



Coordina: Revista Los Asesinos Tímidos

Actividad gratuita


Hermoso encuentro en Fedro. Muy recomendable.
Besos a los guapos de Carlos Calvo.


jueves, 9 de agosto de 2007

Amarte menos (al menos) este viernes

Ciclo Alquimia presenta
"Quisiera amarte menos"
Amores, traiciones, desencuentros, pasiones
en historias y canciones

Narra: Claudia Stella
Canta boleros, son, habaneras: Verónica Walfisch
Guitarra: Carlos Medina


Viernes 10 de agosto 21hs

Virasoro bar

Guatemala 4328

Reservas 4831-8918

Entrada $ 10 más consumisión


Dos de Casas

Porque su mirada me resulta atractiva y reveladora,
dos textos de Fabián Casas en "El señor de abajo".

"Tarde en la noche, viendo a Cortázar"

y "Permanencia bajo el Arce".















Gracias a todos los que visitan La fragua, que son muchos y de variadísimos lugares
A los que dejan comentarios
A quienes mandan mails
Un abrazo!

miércoles, 8 de agosto de 2007

Laura Chalar y su "discreto encanto"


Montevideana en Buenos Aires. Poeta, narradora, traductora. Abogada. Generadora de espacios y proyectos. Bella sonrisa.

Acaba de editar en Montevideo su libro de cuentos: "El discreto encanto de la abogacía". En Buenos Aires, se puede comprar en Fedro, donde también se consigue "Por así decirlo": libro de poemas donde conviven textos en español y en inglés (Montevideo, Artefato, 2005).
No puedo postear ninguno porque ese libro lo tengo (confiadamente) en préstamo.

Es co-editora de la revista literaria Versal, editada en Amsterdam.
Según ella sostiene, en su escaso tiempo libre, escribe reseñas de cine, escudándose "tras la identidad, tal vez ficticia, de un anciano reaccionario" ...

Junto a Alex Piperno, trabaja actualmente en la curaduría de poesía uruguaya para la versión oriental de "Las elecciones afectivas".

En todos los casos, Laurita es un encanto y acaba de cumplir años.

lunes, 6 de agosto de 2007

La dicha



Dos poemas del libro "La dicha", de Irene Gruss /bajo la luna, 2004.


Y si no es una piedra preciosa

Y si no es una piedra preciosa
sino simple arenilla
guardada a un costado
del tintero. Y si no es arenilla ni zafiro
eso que sale de mí, con pinzas,
como quien quita una piedra, airecito,
puro airecito guardado
para no respirar,
sangre y arena
en mi centro exacto,
late, molesta,
astilla de qué,
más tangible que lo que no se olvida
o se tiene.
Y si es dicha lo que he guardado,
el aire que no pudo salir
duele
en el sitio
del esternón, si es dicha pura
encerrada,
oh pedazo de mí, oh mitad apartada de mí,
si eso es lo que se quita, por fin
para que ría, qué alivio tendrá la dicha afuera,
qué fácil oler los tilos,
descostillarse, dejar secar la tinta.


El damasco

Yo que he muerto por propia voluntad, que
reviví por voluntad de otros,
ahora me veo muriendo
de muerte natural en unos años,
la cabeza encendida,
iluminada de ansia pura,
asombro,
fuego insensato parecido a locura senil,
a infancia,
que he vivido más o menos de
lo que cuenta la ley o el sino,
que he muerto por la esquiva
humedad.
Curioso, la risa,
como un líquido,
me sostiene y aprieta el corazón.
He andado así, nunca una meseta
ni la tensión superficial
del lago. Yo que morí por propia voluntad
dormida sobre un médano, y
el sol me ha acariciado muerta y viva,
ahora disfruto su piedad como a un damasco,
dulzura inconcebible,
insensato damasco que pruebo
y río, oscura,
dichosa de mí.

Irene Gruss




Cuadro: "Tanis", de Daniel Garber, 1915.

El arco de Mori


Ese devenir propio de lo que "es" hizo que hace unos días derivara de mis posteos sobre poesía a algunos "indelebles" del cine, y que esto ocurriese en la semana en que murieron Bergman y Antonioni.
Recorrida por sus personajes y sus historias me acordé de un texto que escribió Mori Ponsowy y que yo leí en su blog, en marzo de este año, llamado "El arco" ( nombre de una película de Kim Ki-duk).
Es breve y precioso. Lleva a sopesar algo de lo que uno es y elige; a dimensionar, vislumbrar, para luego, como debe ser: seguir.
Dejo aquí el link, con un abrazo para Morita, tan personal ella, tan productiva y locuaz. Tan bellamente caribeña cuando habla y cuando baila.



Y otro abrazo a la chica de rojo, a quien quisiera ver tal como en esa foto...

sábado, 4 de agosto de 2007

El océano que supieron abrir


A los 16 años, la Cinemateca Uruguaya era para mí algo cotidiano. Me acercaba a los autores, a la riqueza del lenguaje, a otros temas y climas: la sordidez, el tedio, la locura... Una valiosa escala de "grises" para una etapa con ribetes rosa.
Entre todo lo que vi en esa época, pasé por el impacto de "Fanny y Alexander". De esa película me quedó (hasta que volví a verla) el recuerdo de un escenario abarrocado y un clima opresivo. Y sobre todo: la visión de lo tortuoso en la infancia. No supe si me gustó: salí conmocionada. Fue mi encuentro con Bergman, imborrable.
Y así fue también mi acercamiento a Antonioni. "La noche" me conectó, en esa etapa, con el desamor. Anticipó mi devoción por Mastroianni, me llevó a una momentánea fascinación por Jeanne Moreau.
Después gocé (aún padeciéndolas) de otras películas de ambos directores. Leí sobre su mundo y sus planos emblemáticos, escuché sobre sus aciertos y sus distracciones. Afirmé hacia ellos una mirada cálida, una actitud receptiva y agradecida. Quizás en mayor medida a partir de otras películas, que hoy prefiero. Pero esas primeras historias quedaron asociadas a la sospecha y la revelación que me atravesaban cuando descubrí la pasión por el cine. Y ellos dos, (emblemas tan vivos) a la ruptura de lo previsible, al océano que supieron abrir.














En una entrevista, al referir a su decisión de no filmar, dijo Bergman:
"En la última película que rodé, empecé a temblar. Esa película se llamó Fanny y Alexander y el rodaje duró siete meses. Era una serie de televisión y trabajamos todos los días durante siete meses, sin parar. Al final del día tenía que tener mis tres minutos y había tantos actores y actrices. Me dije a mi mismo: si quieres vivir más tiempo, tienes que prepararte para la vejez. En cierto modo, fue una despedida maravillosa. Trabajamos juntos, nos reímos juntos, lloramos juntos..."
"Lo que he intentado hacer durante mi vida es crear cosas y darles vida. La vida creativa esta llena de destrucción y está constantemente amenazada. Hay tantas tentaciones, tantas veces que dejas algo que has querido hacer, hay tantos compromisos..."

Por esas paradojas que afectan a los creadores - como si algo perverso quisiera silenciarlos o una mano autoritaria los alejara de la omnipotencia- Antonioni pasó más de veinte años limitado por las consecuencias de un accidente cerebro vascular. Hoy leí que cuando le preguntaron si creía en Dios, dijo: "sólo a veces, por las noches".


Gracias Silvita por ayudarme a postear fotos luego de texto...